You are here:

Attention: open in a new window. PrintE-mail

El rostro sensible de la flora y fauna

Si tu corazón te dice "Ámalos", pues ¡Hazlo! No te arrepentirás, ya que tendrás a los mejores amigos y hermanos a tu lado

¿Para qué fueron creadas la flora y la fauna? ¿Nos habremos hecho algún día esa pregunta? Parece que no, aunque quizá muchos al hacerla nos hemos contestado que para nuestro beneficio, y tal vez en parte sea una buena respuesta, pero no completamente.

En realidad sí fueron creadas para nuestro bien, pero sin que esto significara que a ellos les tocara la parte mala de la vida, ellos no nacieron para pasar una vida de sufrimiento y desamor.

El fin de su creación fue exactamente el mismo que el de nosotros: nacer para ser felices, así como recibir y dar amor.

Pero, ¿eso es lo que nosotros estamos dando a estos hermanos pequeños?

En realidad es muy triste el trato que les damos a quienes, desgraciadamente, no poseen los medios para defenderse como nosotros.

Lo que debemos llegar a entender es que si nosotros somos superiores en cuanto a defensa, no es para que cometamos la clase de injusticias que hemos provocado.

Por el contrario, es para cuidar y proteger a aquellos que son más pequeños y que carecen de lo que nosotros tenemos.

Tienen un corazón

La forma de vida que hemos dado a la flora y a la fauna no es lo que la energía universal ha querido para ellas. Por eso el corazón de muchos humanos sufre al ver las injusticias que se cometen en su contra.

Si los ojos se nos llenan de lágrimas antes estos espectáculos de destrucción es porque todavía queda dentro de nosotros algo que nos hace percibir que esa plantita o animalito siente tal como nosotros.

La clave está en tratar de sentir lo que ellos sienten, lo que gozan, lo que sufren, lo que anhelan.

Si ellos pudieran decir con palabras lo que ansían, seguramente serían las mismas cosas que cualquiera de nosotros desearía y contestaría.

Ellos tienen corazón, aunque no logremos comprenderlo del todo y pensemos que los animales sólo tienen instinto, mientras que las plantas manifiestan únicamente reacciones químicas.

¿Qué pasa en los zoológicos?

Por lo general cuando uno acude a un zoológico habitado por diferentes especies animales, uno admira su belleza y ya. Cuando regresa a casa ya no recuerda lo que se acaba de ver.

Aunque en realidad presenciamos un acto que en ocasiones es muy injusto, ya que algunos lugares están en total descuido y abandono.

Lo que hace falta es recordar que ellos sufren igual que nosotros, que también necesitan de comida y agua, pero, sobre todo, de amor y cariño.

Estos animalitos viven privados de la libertad a la que todos tenemos derecho. En sus caras y en sus cuerpos hay una actitud de completa tristeza hacia nuestra crueldad desmedida y hacia nuestro egoísmo.

¿Por qué somos así con ellos? No es justo.

Si nos detuviéramos a ver un momento a un animalito nos daríamos cuenta que nos observa con tristeza, temor y piedad, sin embargo, si recibe amor sólo responderá con amor ¿No es maravilloso que no guarde rencor?

Sobra lo que se puede decir sobre la flora y la fauna, sólo se necesita voltear a verlas como hermanas llenos de amor para recibir y dar, llenas de sentimientos, de deseos de ser felices.

Si tu corazón te dice "Ámalas", pues ¡Hazlo! No te arrepentirás, ya que tendrás a las mejores amigas y hermanas a tu lado.
 

Flora Rocha

Fundación Sabiduría del Corazón

This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

Compartir

 

 

Share/Save/Bookmark
Up

Pensamiento...

“La unión de todos aquellos

que queremos la Luz es lo

que hará realidad nuestros

deseos, pues no existe

nada imposible ante el

Amor y los lazos que

se crean a través de el”

Flora Rocha

Compra Online: Los Misterios de la Vida

Libro: Los Misterios de la Vida

Ya puedes comprar online el libro en México, Estados Unidos,
Canadá y Lationoamérica:
Dar click en el siguiente link

 

Te recomendamos...

Síguenos en Facebook

Banner

Boletín de Noticias

Bienvenidos a nuestro boletín










Videos de Flora Rocha - Entre Dimensiones

 

Up
Up