You are here:

Attention: open in a new window. PrintE-mail

Los desastres naturales

Las tragedias que están pasando  en la Tierra crecen porque ella y todo sus hijos son seres vivos capaces de reaccionar ante el dolor de verse agredidos por sus propios hermanos

Últimamente hemos sufrido ante la presencia de desastres de tipo natural como sismos, tornados, plagas, etcétera, cuya explicación es algo complicada porque hay diversas teorías acerca de estos fenómenos.

Algunas de las hipótesis hablan de posibles cambios en las condiciones climáticas, otros lo achacan a la contaminación o a la pérdida de la capa de ozono. Estas explicaciones son válidas y verdaderas porque es cierto que todos estos sucesos ocurren debido a la destrucción a la que hemos sometido a nuestro planeta.

Pero en términos un poco más espirituales, lo que está pasando es una reacción natural de un ser al que se le está agrediendo y matando poco a poco.

Por desgracia la mayoría de nosotros actuamos de forma inconsciente y no tomamos en cuenta lo que podemos estar dañando. Simplemente no nos ponemos a pensar en que la Tierra y todo lo que nos rodea son seres vivos capaces de reaccionar ante el dolor de verse agredidos y destruidos.

Si en realidad cada uno viéramos todo lo que nos rodea como algo capaz de amar y de sentir como nosotros, seguramente seríamos más conscientes del daño que estamos causando a lo que nos da vida.

Bien claro sabemos que si no fuera por la naturaleza nuestra existencia sería imposible, como imposible será continuar viviendo si seguimos con nuestro proceder egoísta.

Tenemos la solución de frente

Todos sufrimos al ver un desastre en el que se han perdido muchas vidas inocentes, futuros prometedores, pequeños que iniciaban su existencia y la mayoría de nosotros culpamos de lo acontecido a la naturaleza o a Dios.

En ese momento renegamos contra alguien imaginario al que ponemos en el papel de culpable, pero a quien nunca llegamos a culpar es a nosotros mismos.

Cuando ocurre un desastre jamás pasa por nuestra mente que cada uno de los habitantes de la Tierra somos culpables de lo que sucede y de lo que sucederá. Pero en realidad sólo nosotros somos los responsables de que se susciten eventos tan desagradables.

Somos culpables porque permitimos deliberadamente que esto pase y seguirá si no nos armamos de valor para luchar contra nosotros mismos, contra nuestra inconsciencia, porque la destrucción de la naturaleza, de las especies de animales, de plantas, viene directamente de nosotros.

Nadie fuera de la Tierra ha venido a destruir nuestro hogar y tampoco ha sido la naturaleza misma ni Dios. Sólo los que vivimos en este planeta nos hemos encargado de dar fin a nuestra fuente de vida.

Ante estos ataques la naturaleza sólo ejerce una defensa, porque estamos provocando la eliminación de nuestros propios hermanitos que únicamente están aquí buscando ayudarnos y darnos amor, sentimiento que por supuesto la mayoría de nosotros nos hemos negado a corresponder.

Quizá se piense que no es verdad que los desastres sean consecuencia de nuestros actos hacia la naturaleza. Esta duda puede surgir al ver que desde los principios de la humanidad han ocurrido desastres de grandes magnitudes.

Pero estos fenómenos existen ya que desde el inicio de nuestra vida hemos cometido acciones erróneas hacia casi todo lo que nos rodea. Claro no eran tantas como las que cometemos en la actualidad, por lo que igualmente los desastres de entonces no eran tan destructivos y continuos como los de nuestros días.

El corazón como consejero

Muchas veces he preguntado a diversos Maestros de Sabiduría cómo podemos cambiar esta actitud equivocada y siempre recibo la misma respuesta:

“El corazón es nuestro gran consejero, nuestro guía de acciones y sentimientos, la voz noble, es el ser que tenemos dentro y que somos nosotros mismos. Él siempre nos llevará por el camino del Amor y la Verdad. Él es nuestra luz más brillante, la luz del verdadero camino, la luz de la verdadera acción más pura de amor, la luz de nuestra realidad”.

Estas palabras encierran muchísimas cosas importantes que tenemos que descifrar y llevar siempre en nuestro ser para de ahí encontrar las verdaderas acciones para nuestra vida, nuestra verdadera vida, nuestro verdadero ser y nuestro verdadero camino, pero sobre todo la conciencia de nuestros actos.

Creo firmemente que podemos evaluar más nuestro proceder, creo firmemente en la voluntad de hacer de este planeta un lugar mejor y en tener una verdadera comunicación con lo que nos ayuda a vivir, pero principalmente creo en el Amor que todos tenemos para dar, compartir y recibir. Creo en nuestro nuevo mundo...

Flora Rocha

Fundación Sabiduría del Corazón

This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

Compartir

 

Share/Save/Bookmark
Up

Pensamiento...

“La unión de todos aquellos

que queremos la Luz es lo

que hará realidad nuestros

deseos, pues no existe

nada imposible ante el

Amor y los lazos que

se crean a través de el”

Flora Rocha

Compra Online: Los Misterios de la Vida

Libro: Los Misterios de la Vida

Ya puedes comprar online el libro en México, Estados Unidos,
Canadá y Lationoamérica:
Dar click en el siguiente link

 

Te recomendamos...

Síguenos en Facebook

Banner

Boletín de Noticias

Bienvenidos a nuestro boletín










Videos de Flora Rocha - Entre Dimensiones

 

Up
Up